Traídas a la vida en las profundidades intactas de la tierra, algunas piedras encarnan la vida, y la vitalidad de sus colores traduce lo que las palabras no logran expresar. En la extravagancia de la naturaleza, cada joya tiene su propio encanto individualista. Mientras que la seductora cuarcita habla de perseverancia, se dice que la piedra ojo de gato disipa las energías negativas y la perla de agua dulce tiene la esencia de purificar la energía interna. Cuando las gemas se metamorfosean juntas, es una danza espectacular de color y equilibrio para las mujeres conscientes de sí mismas de hoy que buscan calmar la hermosa naturaleza salvaje del alma.

REGÍSTRATE HOY